Animales

Características y personalidad de la raza de perro Bulldog inglés

Pin
Send
Share
Send
Send


  • Altura a la cruz: de 30 a 40 cm
  • Peso: alrededor de 25 kg.
  • Capa: blanca con manchas leonadas o atigradas o unicolor leonada o atigrada
  • Promedio de vida: de ocho a diez años
  • Carácter: tranquilo, seguro, afectuoso
  • Relación con los niños: excelente
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: perro de compañía y guardián
  • Necesidades del espacio: se adapta bien al interior de la vivienda
  • Alimentación del Bulldog Inglés: de 400 a 450 g. diarios de comida completa seca
  • Arreglo: no necesita
  • Coste mantenimiento: moderado

¿Es el Bulldog un perro adecuado para usted?

El Bulldog ha recorrido un largo camino desde que fuera un perro de pelea. Probablemente no haya una raza canina que haya cambiado tanto en cuanto a temperamento y comportamiento, ya que ha sido transformado en una maravillosa mascota y compañero. El Bulldog medra con el compañerismo humano y disfruta, verdaderamente, al lado de todo tipo de gente. Su lealtad y enorme afinidad hacia las personas hacen que sean unos perros que no se adapten bien a vivir en una perrera. Esta raza prefiere estar dentro de casa y convivir con sus propietarios a permanecer en el jardín o patio de la casa o en una perrera en el sótano.

Los Bulldog son muy tolerantes, tienen gran paciencia con los niños y les encanta la compañía de otros perros y animales. Se adaptan con bastante facilidad a otras mascotas caseras como gatos y aves. Rara vez se pelean entre sí, pero cuando lo hacen puede ser algo bastante aparatoso. Se trata de una raza con una enorme voluntad que no se rendirá fácilmente. Son extremadamente inteligentes, tranquilos y afectuosos. No oirá ladrar demasiado a un Bulldog, pero pronto se acostumbrará a sus ruidosos ronquidos y eructos. Sorprendentemente, muchos propietarios encuentran bastante placenteros los ronquidos de esta raza y raramente los notan una vez que el perro lleva algún tiempo en casa.

El Bulldog se adapta fácilmente a la vida en un piso o en el campo, con enormes terrenos para pasear. No necesita hacer mucho ejercicio y se contenta con cortos paseos diarios. No se trata de una raza muy activa, y la gente que busque un perro que lo sea debería decidirse por otra raza. Son mucho más felices mientras descansan en el entorno cómodo de su hogar. Los juegos de pelota que se prolongan durante horas no están hechos para ellos. El Bulldog disfruta con las sesiones de juegos cortas y se mostrará muy contento con su relación con los humanos y las atenciones que el propietario le pueda proporcionar.

Debido a su conformación, es frecuente que el Bulldog tenga dificultades respiratorias. Esto es especialmente cierto durante los días cálidos y húmedos. Se debería evitar su participación en ejercicios agotadores cuando tengamos estas condiciones climáticas. Ninguna raza canina debería ser expuesta a un calor excesivo, pero el Bulldog sufrirá mucho más que la mayoría cuando el clima sea el mencionado. Un hogar con aire acondicionado es un lugar mucho mejor para que pase el día que estando fuera de casa, en el jardín, durante un día cálido y sin disponer de una sombra. Lo que es raro es que les gusta tomar el sol mientras la temperatura sea lo suficientemente fresca como para que se sientan cómodos. Los perros que son tenidos fuera de casa durante largos periodos de tiempo son también susceptibles a padecer mayor cantidad de problemas cutáneos y respiratorios.

Un aspecto que deberían tener en cuenta los propietarios potenciales es que los Bulldog son mordedores incorregibles y que este comportamiento no está limitado a los perros jóvenes. Será importante proporcionarles muchos juguetes para morder para mantenerles ocupados cuando no esté usted en casa.

Una pregunta frecuente entre los propietarios neófitos es qué sexo es la mejor opción. En la mayoría de las razas no suele haber una gran diferencia. En el caso de los Bulldog, los machos puede que sean un poco más afectuosos. Suponiendo que todo lo demás sea igual, la elección depende, en realidad, de los planes que tenga el propietario. ¿Va a ser el perro sólo una mascota casera y un compañero? ¿Cree que quizás le interese participar en los certámenes caninos o en las pruebas de obediencia? Si es así, debería hablar con el criador acerca de sus intenciones, ya que quizá luego ya sea demasiado tarde. Esto le ayudará a escoger para usted un perro que sea adecuado para su ritmo de vida y que cumpla con sus expectativas. Si lo necesita, hágase y llévese una lista de preguntas.

Problemas de salud del Bulldog

Existen diferentes problemas de salud que afectan a diferentes razas caninas, y todos los nuevos propietarios deberían conocer los problemas que puede padecer la raza que han escogido. Con esto no pretendemos disuadir a nadie de la compra de un cachorro. Se hace para ayudar a que el propietario programe los mejores cuidados posibles para su perro. Algunas razas sufrirán más enfermedades y problemas de origen genético que otras. En gran medida, el Bulldog es una raza canina muy sana. Una dieta correcta y los juegos y el ejercicio adecuados para mantenerle en forma juegan un papel importante en su estabilidad física y en su desarrollo. Su Bulldog debería ser alimentado y acicalado adecuadamente y sus vacunas deberían estar al día. Algunos problemas de la salud son de origen genético y vienen como resultado de defectos hereditarios con los que usted debería familiarizarse.

El ojo de cereza consiste en la tumefacción de una glándula del tercer párpado. A diferencia de los ojos de las personas, los ojos del perro disponen de un tercer párpado situado en su ángulo interno. Este problema es bastante frecuente en el Bulldog. Afortunadamente, un veterinario experimentado extraerá la glándula durmiendo al perro con los anestésicos adecuados.

El entropión y el ectropión son problemas que afectan a los párpados. El entropión consiste en que el párpado superior o el inferior están vueltos hacia dentro, con lo que las pestañas frotan la córnea, lo que da lugar a una irritación grave. El ectropión es lo contrario al entropión, y los párpados están vueltos hacia fuera, lo que provoca que el párpado inferior quede colgando un poco. Este problema se suele poder curar sin que sea necesaria la cirugía correctora.

A veces se puede ver que los Bulldog y otras razas braquicéfalas tienen un paladar blando elongado. Este problema provoca que el perro tenga descargas nasales y respire ruidosamente porque las vías respiratorias están obstruidas por el paladar blando. Un Bulldog que padezca este problema respirará por la boca, lo que dará lugar a ruidos (como ronquidos) mientras duerme. En la mayoría de los casos, la cirugía puede corregir el problema.

La displasia de codo y la rotuliana también afectan al Bulldog. Ambas consisten en un defecto genético que provoca cojera y anomalías en la marcha y el movimiento. Los perros que padecen este problema suelen experimentar un gran dolor e incomodidad. Los criadores responsables deberían someter a todos sus animales a rayos X antes de incluirlos en sus programas de cría. Aunque una opción puede ser la sustitución del codo por uno ortopédico, se trata de una operación muy cara y que no siempre tiene éxito.

Si deseas saber más sobre el Bulldog Inglés te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Bulldog Inglés Serie Excellence:

Personalidad

El bulldog inglés tiene un talante dulce y dócil. Fiable y predecible. Es una maravillosa mascota familiar y es cariñoso con casi todos los niños. Esta raza, centrada en las personas, exige activamente nuestra atención.

Sin embargo, han conservado la valentía originaria de su crianza para las peleas con toros, por lo que son buenos perros de guarda. Aunque suelen llevarse bien con otras mascotas de la familia, los bulldogs ingleses pueden ser agresivos ante perros que no conocen.

Convivencia

Los bulldogs ingleses son buenas mascotas para pisos y no necesitan un patio. Estos perros, con su característica baja resistencia, solo necesitan una cantidad moderada de ejercicio. Se sienten mejor en climas templados, enseguida se sobrecalientan y sufren dificultades respiratorias cuando hace calor, y se resfrían enseguida con temperaturas frías.

Los bulldogs ingleses, que por lo general respiran ruidosamente, tienden a roncar y resollar. Muchos también babean. Su muda es moderada y su pelo corto requiere poco aseo, sin embargo, las arrugas de la cara deben limpiarse con regularidad para evitar infecciones cutáneas.

Bautizados por su uso en el deporte de la pelea con toros (bull baiting en inglés), el bulldog inglés se desarrolló al parecer en las islas británicas con anterioridad al siglo XIII. Una de las pocas referencias que existen sobre este deporte se remonta al 1209, y habla del perro de un carnicero que perseguía a un toro por la ciudad inglesa de Stamford. Aquella persecución gustó tanto al conde de la ciudad que inauguró las peleas con toros como deporte en sus dominios.

En la actualidad, el bulldog inglés es una buena mascota familiar. El AKC (American Kennel Club) reconoce a esta raza simplemente como bulldog.

Historia del Bulldog inglés

El origen de la raza se remonta al “antiguo perro africano” o “perro de toros maltés”, importados a Inglaterra y posteriormente cruzados con los mastines locales. Esta combinación dio como resultado el primer Bulldog inglés.

En los comienzos (siglo XVII) era un perro similar al bóxer, es decir, más ligero que el actual y puramente deportivo. También se empleó para crear otras razas: bull terrier, bullmastiff y Beagle. Fue diseñado como perro de pelea. Por su fuerza sólo se medía con animales más grandes como leones, toros u osos.

El nombre Bulldog inglés está relacionado a sus primeros dueños, los carniceros. Su función era correr a los toros para que su carne fuera más suave (según las creencias de la época). Otra teoría indica que Bulldog es una deformación de “Band Dog”, que significa perro aguerrido.

Posteriormente fue cruzado con el pug o carlino, y por eso hoy en día tiene el hocico achatado y la musculatura regordeta. Sin embargo, nunca perdió su potencia física, su resistencia al dolor ni su valor.

Apariencia y comportamiento del Bulldog inglés

Sus hombros gruesos, su cabeza grande en proporción al cuerpo y sus gruesos pliegues en el rostro son las características más destacadas de la raza. Tiene ojos grandes y negros, hocico corto con pliegues en la nariz y una papada colgante. Los labios son caídos y los dientes puntiagudos.

El pelaje del Bulldog inglés es corto y los colores habituales son beige, rojo, blanco, atigrado o negro. El peso del macho adulto es de 22 kg y de las hembras de 18 kg. A algunos ejemplares se les corta la cola para poder incluirlos dentro de los estándares de belleza de la raza.

En cuanto a su temperamento, merece la pena destacar que se trata de un perro vivaz, seguro, valiente y, aunque de apariencia feroz, manso e inofensivo con las personas que conoce (incluyendo niños).

Desde cachorro es muy cariñoso, tranquilo y sociable, por lo tanto es ideal para un hogar con pequeños. Debemos tener en cuenta que no es la raza más obediente y que necesitará mucha paciencia a la hora del adiestramiento.

El Bulldog inglés como mascota

Es una mascota muy tolerante, le encanta jugar y se lleva bien con otros perros y animales. Rara vez protagonizará una pelea, es inteligente y no ladra demasiado (aunque puede roncar fuerte cuando duerme).

Se adapta sin problemas a un piso o una casa con jardín. Con paseos cortos cada día es suficiente, ya que no es una raza demasiado activa.

La principal complicación en su salud es la que se relaciona a las vías respiratorias. El Síndrome Braquicefálico es normal en verano (deteriora su respiración). En los días calurosos no deberá hacer ejercicio, jugar brusco ni caminar demasiado, ya que el Bulldog inglés es una raza propensa a sufrir golpes de calor por su conformación craneal.

También puede sufrir problemas cutáneos por los pliegues del cuerpo y rostro. Cuando se mojan y no se secan como corresponde, provocan hongos y mal olor.

Por otra parte, debemos prestar mucha atención a la alimentación del Bulldog inglés, ya que al tratarse de una raza sedentaria, es común que sufra obesidad. Esto puede traer como consecuencia displasia de cadera y lesiones óseas en las extremidades, así como también enfermedades cardíacas.

En líneas generales, es un perro que necesita de ciertos cuidados para asegurarle bienestar y salud. Como recompensa a ello, recibirás mucho cariño, juegos y amor por varios años. Un hogar con aire acondicionado en verano, un poco de ejercicio diario, comida equilibrada y controles veterinarios es suficiente para que el Bulldog inglés se convierta en tu mejor amigo.

Comportamiento del bulldog francés

El bulldog francés, popularmente llamado frenchie, es un perro de compañía que se caracteriza por un temperamento bonachón, muy alegre y juguetón. Es bastante alocado en sus juegos y muy gracioso en algunas de sus actitudes. Según Javier Vicen Gómez, se trata de “un compañero fiel con el que puedes dar largos paseos si no hace mucho calor, que no se despega de ti en ningún momento, y muy sociable con los humanos pero también con otros animales”. Es el compañero ideal para hogares con familias en las que hay niños, personas mayores, u otros animales, ya que su integración en la misma no supone un “problema”, sino todo lo contrario.

Advierte el experto que influye mucho en su temperamento la educación que le demos desde cachorro, pero también la procedencia genética: “el carácter también se hereda, por lo que es importante conocer el carácter de los padres para hacernos una idea de cómo puede ser el suyo”.

Pin
Send
Share
Send
Send