Animales

Por qué mi perro me monta el brazo, cómo evitarlo

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchos propietarios habrán observado en los perros, sobre todo aquellos que son cachorros o están en plena adolescencia, la conducta de monta, y como el ser humano tiende a humanizar las conductas de los perros, traduce esta conducta de monta como un comportamiento sexual, cuando no puede estar más equivocado.

Para empezar, los perros no atienden a conductas sexuales para buscar placer, simplemente atienden a sus estados hormonales. Cuando hay una perra en celo, las hormonas se disparan y buscará a la hembra para reproducirse.

Entonces, ¿a qué se debe la conducta de monta? Simple y llanamente a una conducta de dominacia: los perros que realizan la monta sobre nosotros, sobre otros perros o sobre objetos, están comunicando el estatus que quieren tener dentro de la jerarquía. Esta conducta informa a la otra parte que él es dominante mientras que la otra parte es la sumisa.

Cuando los perros son cachorros, la conducta de monta es muy común. Aunque para nosotros sea una conducta que nos resulte embarazosa a nuestros ojos, y ante personas, debemos olvidar que es una conducta sexual, y el cachorro lo que está buscando es su sitio dentro de una jerarquía, ahora bien, como propietarios de un perro que realiza esta conducta, no debemos permitir jamás que lleve a cabo la conducta de monta sobre nosotros, puesto que en la familia, el perro debe tener un papel sumiso.

Prohibe así mismo esta conducta cuando la lleve a cabo con otros perros : debemos intentar que nuestro perro se socialice y se relacione bien con otros perros, sin dominancia ni sumisión por medio, simplemente con una buena relación de juegos, dejando los roles para el ámbito de la jerarquía familiar. De lo contrario, podría encontrarse con un perro dominante al que no le guste este atrevimiento, empezando una pelea entre ambos que puede conllevar heridas muy feas.

Si observas que, aún habiendo prohibido esta conducta de monta a tu perro, sigue intentando someter a otros perros y personas con esta conducta, consulta con tu veterinario la opción de esterilizar a tu perro.

¿Por qué mi perro me monta el brazo o la pierna?

Por lo general, una perrita suele estar en celo un par de veces al año. Cuando se encuentra en este estado emite unos olores particulares que los perros captan y comprenden como una señal para el apareamiento. Sin embargo, es muy posible que tu colega realice un movimiento similar a la monta aún sin este indicador. Para comprender por qué lo hace tenemos que comprender su instinto animal.

Empecemos por los cachorros, ¿por que cuándo llevas a tu nuevo colega a casa le da por montarte la pierna? Este gesto no solo sirve para la reproducción, es también un símbolo de dominación. Siempre que incluimos a un perrete en nuestra vida, este valorará su posición con respecto a ti y a otros integrantes de su nueva manada. Si se cree superior, se atreverá a montarte para demostrarte que él manda.

En esta situación no puedes reírte ni tampoco permitirle que continúe con esta acción. Has de ser tajante, apartarlo de tu lado y decir tanto de manera directa como con tu expresión que eso que está haciendo no está permitido. Así comprenderá que tú eres el alfa de tu familia y entenderá que te tiene que hacer caso.

Mi perro monta a otros perros o a personas, ¿qué significa?

Muchas veces los propietarios de los perros asumen que la monta es un comportamiento puramente sexual, y es por ello, que se sienten frustrados cuando después de esterilizar a su perro, continúa haciéndolo. Otra interpretación muy habitual es que la monta es un gesto de dominancia, y aunque es cierto que en algunos casos particulares, la monta puede ser el intento de estructurar una organización social, en la mayoría de las ocasiones, hay otras explicaciones posibles.

Lo que está claro es que sin saber las circunstancias exactas en las que ocurre el comportamiento, así como el entorno del perro y su tipo de vida, es imposible determinar la causa exacta de la monta.

-Ansiedad/Excitación.
La ansiedad y la excitación son probablemente, una de las principales causas que lleva a los perros a montar, especialmente si lo hacen sobre objetos o personas. La monta en este caso, es una forma de conducta de desplazamiento que realiza el perro en respuesta a un conflicto emocional interno. Es decir, cuando el perro se encuentra ante alguna situación que le provoca ansiedad, excitación, o que no sabe cómo afrontar, puede realizar la monta como una “válvula de escape” para intentar gestionar todo ese estrés. Por ejemplo, un perro podría montar a una persona que viene de visita a casa porque se siente inseguro o porque por algún motivo, no sabe cómo interactuar con él. También pueden realizar la monta como una forma de llamar la atención del visitante o de algún miembro de la familia. Además, la monta también puede ser una respuesta de ansiedad frente a castigos y correcciones.

-Juego.
A veces, la monta es simplemente una manera de juego más, posiblemente asociada a un alto grado de excitación, como hemos visto anteriormente.

-Sexual.
Algunas montas pueden ser de naturaleza puramente sexual, tanto en machos como en hembras, enteros o castrados. Es decir, un perro o una perra pueden mostrar igualmente este comportamiento, aunque estén esterilizados. Normalmente el contexto es bastante claro cuando la monta es de tipo sexual, quizás una perra en celo o que lo ha terminado hace poco o situaciones similares.

-Dominancia.
En los últimos años, los veterinarios hemos visto un incremento de la atribución de cualquier tipo de comportamiento a la llamada “dominancia”, quizás motivado por los programas de televisión de educación canina que se emiten, o por las conversaciones de “parque”. Sea como sea, la mayoría de los propietarios, atribuyen la monta de su perro hacia otro, a un tema de dominancia, porque según dicen “así determinan quién manda.

Aquí hay que aclarar algunas cosas: sí que es verdad que a veces, algunos perros utilizan la monta hacia otro perro para establecer una posición dentro de una organización social, sobre todo en familias en las que viven más de un perro, o quizás también podría ocurrir en grupos estables de “amigos” perrunos que se ven a diario. Es decir, no tiene sentido explicar que una monta de un perro hacia otro que acaba de conocer es por dominancia, ya que ahí no existe ningún grupo ni organización social que necesitase ser establecida. Tampoco un perro montará a una persona por dominancia, existe seguro una explicación alternativa.

Por mucho que nos intenten vender, los humanos no somos líderes de ninguna manada ni los perros nos ven como tal, ni mucho menos nos ven como otro perro. Para ellos somos un referente, si queréis ponerle un nombre, pero nada más, y por tanto no tiene sentido que pensemos que realizan ciertos comportamientos para “dominarnos” y conseguir el puesto de “líder”.

Cómo evitar que mi perro me monte

Recuerda cómo les has pedido que cese en la monta porque tendrás que repetir el mismo gesto si lo ves haciéndolo con tu cama o con un peluche. Claro que, en este caso, no está expresando que se siente superior, está descargando energía acumulada. Aunque esté castrado puede que también lo haga.

Siempre que adoptamos a un perro tenemos que conocer las necesidades diarias que tiene de ejercicio. Los peludos son animales activos, son deprepadores, buscadores y grandes atletas. Al comprometerte a cuidar a uno tienes también que hacerlo con sus paseos diarios, jugar mucho con él y lograr que desfogue toda su energía.

Si no prestas atención a esto,es muy posible que tu perro acabe deprimiéndose o que padezca un estrés muy severo. La ansiedad mina su sistema inmune y hace que aparezcan enfermedades con más facilidad. Además de perjudicar su salud física, también ataca a la mental. Un perro insatisfecho se morderá las piernas, perseguirá su cola, no dormirá bien y también puede que monte todo lo que se encuentra a su paso.

Mi cachorro monta peluches, ¿cómo lo evito?

Primero tienes que conocer cuántas horas de energía necesita tu colega. Contacta con nuestros etólogos y haz tu consulta indicando peso, raza y edad. Sabiéndolo, juega con él todo lo que necesita hasta que quede rendido, de esa manera no tendrá energía de más que necesite gastar con la monta.

Aunque esta sea la explicación de por qué lo hace también tienes que impedírselo. Al frotarse, tu perro recibe estímulos de placer, lo que le llevará a repetir esta acción siempre que pueda pues entenderá que es su única vía de escape para relajarse.

Otro de los motivos por los que te monta el brazo o los peluches es para llamar tu atención. Si no has sido tajante al pedirle que pare de montarlo todo y te has reído o se lo has permitido, lo repetirá para ganarse tu afecto. De nuevo, insistimos, ponle freno y tómatelo como una advertencia de que necesita ejercicio, cariño y atención.

Este problema puede darse tanto en perros como en perras pues va más allá del ámbito sexual. Con la monta, tu peludo busca que le hagas caso, te advierte de que necesita salir más a la calle, de que está estresado o de que no tiene claro su puesto en tu familia, por lo que necesita una educación más estricta. Recuerda que dejarle claro las cosas no es perjudicial para su psique, al contrario. Cuando tu colega entiende qué es él en tu entorno, se relajará

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Dominación

Uno de los motivos más frecuentes por los que un perro puede montarte es por dominación. Muchos animales, sobre todo cuando se introducen nuevamente en una manada nueva (como tu familia), no terminan de comprender cuál es su puesto en este nuevo ámbito familiar. Si ves que suele hacer este acto deberás pararlo de inmediato para evitar que se posicione él mismo como en dominante ya que, en casa, debes ser tú el dominante. Verás que cuando son cachorros la conducta de montar es muy común pero nada tiene que ver con motivos sexuales sino, simplemente, quiere ser el dominante.

Exceso de energía

También es común que un perro monte a las personas por temas de energía. Si es un cachorro o es un muy enérgico y nervioso es posible que te monte para conseguir descargar el exceso de energía que tiene. Estará tratando la monta como una actividad, igual que ir a correr o jugar en la calle con otros perros. Debes romper con esta costumbre y, si es cachorro, en cuanto percibas esta actitud deberás sacarlo a la calle después de haberle dicho un «NO» rotundo. Deberá aprender que eso no debe hacerlo y que, por contrario, podrá calmar sus ansias y nerviosismo saliendo a la calle y jugando. El ejercicio es básico para que el animal esté tranquilo en casa y tenga comportamientos normales.

Piensa que es un movimiento que puede resultar muy divertido y puede producirle algún estímulo placentero por lo que es normal que lo haga, sobre todo durante sus primeros meses de vida, ya que es cuando más ganas de jugar. En este sentido, lo recomendado es que lo saques a pasear para que pueda jugar en la calle y descargar sus nervios. Para que la salida sea de mayor calidad te recomendamos que lleves una pelota o juegues con un palo, también, es aconsejable que lo lleves a parques donde haya otros perros para que se socialice con otros animales.

Impulsos sexuales

Es cierto que en ciertas épocas del año, sobre todo durante el celo, los perros pueden estar más despiertos sexualmente y busquen el contacto con tu pierna o con otros objetos de casa para sentir el placer y por puros instintos reproductivos. De hecho, debemos saber que los perros no tienen épocas marcadas de celo mientras que las perras sí, los machos suelen estar predispuestos a procrear cuando detectan a una hembra en celo y, es en esos momentos, cuando puede estar más juguetón y puede mostrar esa actitud de monta.

Cómo evitarlo

Procura decirle un NO rotundo para que entienda que esa actitud no debe hacerla, en lugar, dale un juguete o algo con lo que sí pueda entretenerse y, sobre todo, estate un poco pendiente de él pues, en el fondo, solo está llamando tu atención. Corregir este comportamiento desde cachorros para conseguir educar al perro y entender que no debe hacer esa conducta con personas u objetos. Con otros perros será mucho más complicado pues, como ya hemos dicho, es una forma que ellos tienen de relacionarse para marcar diferentes aspectos (dominación, impulso sexual, juego, etcétera).

Las hembras también “montan” piernas, almohadas, su camita o incluso a otras hembras. “Montar” es una actividad aprendida que comúnmente nace incluso antes de la madurez sexual de tu perrita. Los actos de “montar”, tambien pueden indicar un jugueteo, deseo y estrés.

Esperamos que hayas encontrado respuestas a tus dudas de por qué tu mascota monta tu pierna o algún juguete o su cama. Recuerda que puedes encontrar cuidadores en tu ciudad para un hospedaje libre de jaulas para tu mascota.

La pasión del futbolista Alexis Sánchez por sus mascotas Atom y Humber

No es extraño ver a tu perro montando la pierna de algún familiar o contra un muñeco u objeto. Esta conducta nada extraña en los perros está relacionada a una actitud que, los humanos, consideran sexual en sus animales. Sin embargo, no existe una certeza de que sea así.

La razón por la que los perros montan objetos está ligada con un comportamiento de socialización y liderazgo. Es decir, ellos lo hacen como una forma de socializar o de demostrar que son los ‘duros‘ de la manada.

Durante las etapas de la vida del perro este comportamiento seguirá presente. ¿Por qué? Cuando aún es cachorro, montan a los demás de la camada porque para ellos esta actitud se convierte en una forma de jugar y socializar con sus hermanos.

Al pasar a la adultez podrá llegar a repetir esta acción cuando está contento. Sin embargo, es durante esta etapa cuando el perro deja de montar todo lo que ve. Cuando se sube a la pierna de su amo, lo único que busca es demostrar que es el lider de su manada, de los suyos.

Según lo indica el etólogo Juan Camilo González, el perro monta objetos "porque no está suficientemente estimulado. Es decir, necesita más ejercicio”.

Esta conducta que es común entre los 5 meses y los 2 años se puede disminuir. ¿Cómo hacerlo? realizando la castración e incentivando al perro a tener una mayor actividad física, para cansarlo y evitar que tenga este tipo de comportamientos. “A veces hay perros que realizan esta acción de frotarse más de 20 veces la día, pero lo hacen porque necesitan ocuparse", explica González.

Esta conducta es anormal solo cuando el can siente atracción por piernas y objetos, pero jamás por una hembra. Sin embargo, recuerda que si es una acción que realiza ocasionalmente o que hace con otro can, su único objetivo es demostrar su liderazgo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

¿Por qué mi perro monta mi pierna?

Antes de proseguir, necesitamos aclarar que no existe un único motivo que explique por qué un perro monta a una persona, a otro perro o a un objeto. El lenguaje corporal y el comportamiento de los canes son complejos y diversos, por lo que una misma conducta o acción puede tener diferentes significados y causas, según el contexto en el que se desarrolla y de las características propias al individuo que la ejecuta.

Si quieres saber por qué tu perro monta personas o hasta tu propia pierna, necesitarás prestar atención a su actitud, sus expresiones y la postura en este contexto específico, así como observar los estímulos presentes en su ambiente en aquel momento, para intentar identificar qué es lo que lo motiva a llevar a cabo la monta.

Para ayudarte, resumiremos a continuación las causas que pueden llevar a un perro a querer montar a su tutor, otras personas u objetos extraños. No obstante, también te recomendamos leer nuestra guía completa sobre las posturas de los perros y sus significados para aprender a interpretar las conductas de tu mejor amigo y mejorar la comunicación entre vosotros.

Tu perro no te monta como signo de dominancia

En primer lugar, es fundamental que dejes de creer en los mitos relacionados con la dominancia en los perros. Tu peludo no monta tu pierna para demostrar que es "el dominante", porque la dominancia es intraespecífica, es decir, solo ocurre entre individuos de la misma especie.

Intentar extrapolar la conducta propia de los perros en las personas no solo no tiene ningún sentido, sino que además es un error. Eso puede generar la aplicación de teorías y métodos inapropiados, hasta peligrosos, que repercuten de forma negativa en el comportamiento y en la salud del perro, así como en el vínculo con el tutor.

Tampoco debes creer que el "perro dominante" es aquel que se comporta de forma agresiva con otros canes, animales o personas. De hecho, un perro dominante destaca por ser seguro de sí mismo y equilibrado.

La agresividad canina es uno de los problemas de conducta más graves en los perros, que puede estar asociada a diferentes causas, como una mala socialización o a enfermedades que afectan los sentidos y repercuten negativamente en el comportamiento del can. Por ello, no debe ser ignorada y necesita ser tratada con la orientación de un profesional debidamente capacitado.

Por otro lado, la dominancia es parte de la conducta social y del lenguaje que los perros aprenden desde su nacimiento y que son esenciales para la organización jerárquica y la interactuación entre dos o más miembros de una comunidad. Las expresiones y conductas asociadas a la dominancia se dan cuando un perro se concreta con uno o más canes, es decir, durante una interacción con individuos de su misma especie.

Así mismo, la dominancia es dinámica, como las propias interacciones. Un perro puede ejercer la dominancia en relación a algunos canes en determinadas circunstancias, pero no necesariamente será siempre el dominante en relación a todos los perros que encuentre a lo largo de su vida. Por ello, la dominancia no puede ser entendida como un rasgo de la personalidad de un perro.

Resumiendo, tu perro no está demostrando su dominancia cuando intenta montarte a ti o a otras personas. No tiene sentido y es muy peligroso emplear métodos abusivos o agresivos para "mostrar a tu perro que eres el dominante". Primero, porque estás malinterpretando un comportamiento suyo que nada tienen que ver con la dominancia. Y segundo, porque los castigos son circunstancias de elevado estrés que someten tu perro a emociones negativas, como miedo y ansiedad, pudiendo afectar su salud, facilitar el desarrollo de problemas del comportamiento, así como perjudicar el vínculo contigo.

1. Estrés o aburrimiento

Estas son las causas más frecuentes que explicarían "por qué mi perro quiere montarme". Un perro que experimenta una rutina sedentaria y/o vive en un ambiente negativo puede desarrollar fácilmente síntomas de estrés y aburrimiento. Si no le ofreces paseos y actividades positivas a través de las cuales consiga gastar energía, tu can tratará de buscar vías alternativas para liberar la tensión, que eventualmente podrán ser montar tu pierna, un peluche, otros perros, etc.

Si tu perro demuestra un ímpetu constante de montarte, esta puede ser una señal de que está estresado o aburrido con su cotidiano, por lo que te aconsejamos aumentar la frecuencia o la duración de sus paseos y considerar iniciarlo en algún deporte canino, además de presentarlo juegos de inteligencia y enriquecer su ambiente para brindarle vías positivas y apropiadas de entretenerse.

2. Descubrimiento y autoestimulación sexual

La sexualidad de los perros continúa siendo un tabú en nuestra sociedad. Aún se suele pensar que el sexo en los animales aparece solo en términos de reproducción, lo que es un grave error. Si bien resulta un tema incómodo para algunas personas, hablar sobre la autoestimulación y el descubrimiento sexual en los perros es necesario para comprender su comportamiento y su naturaleza.

Los perros también pueden masturbarseo autoestimularse para obtener placer o alivio, así como para descubrir su propio cuerpo y expresar libremente su deseo sexual. Por supuesto, ello no significa que sean pervertidos o tengan problemas psicológicos, sino que se trata de la expresión pura y espontánea de la conducta sexual de su especie.

Si un perro monta otro perro o la pierna de su tutor, por ejemplo, ello no significa que el animal sea homosexual o tenga algún problema con su sexualidad, sino que simplemente necesita aliviar la necesidad de su organismo para sentirse mejor, o bien que está creciendo y quiere explorar su deseo sexual, lo que es esencial para su desarrollo físico y emocional.

Al igual que los bebes, los cachorros experimentan varias etapas a lo largo de su desarrollo sexual antes de llegar a la fase adulta, y es totalmente normal que sientan voluntad de explorar su propio cuerpo, en especial sus órganos reproductores.

3. Tu perro te monta como signo de alguna enfermedad

El estrés, la ansiedad y los comportamientos asociados a la sobreexcitación también pueden aparecer como síntomas de ciertos problemas de salud en los perros. En estos casos, la conducta de la monta suele aparecer de forma repentina y puede repetirse de forma excesiva en el cotidiano de can, que probablemente querrá montar prácticamente cualquier objeto o persona que se presente en su entorno.

Los problemas hormonales y las enfermedades autoinmunes son las condiciones que más comúnmente se asocian a este tipo de conducta, pero también es posible que la ejecución repetitiva e exagerada del movimiento de monta intente aliviar dolores provocados por infecciones urinarias y patologías óseas que afectan la porción posterior de su cuerpo, como la displasia de cadera.

Por esta razón, es esencial acudir al centro veterinario para confirmar la causa de dicha conducta y prevenir el avance de sus síntomas.

4. La monta como un problema de socialización

Un perro también puede querer montar su tutor u otros perros como consecuencia de una mala socialización, que lo ha llevado a asimilar esta conducta como una forma de interactuar con otros individuos. Este problema también puede aparecer con frecuencia en animales que tienen un historial de abusos físicos y emocionales, por lo que, si has adoptado recientemente un perro, es importante estar atento al desarrollo e estos hábitos irregulares de monta.

Así mismo, es posible que algunos canes asimilen erróneamente el comportamiento de monta como un juego, pudiendo llevarlo a cabo con su tutor, con perros e inclusive con otros animales. Además, la monta también puede aparecer durante una sesión de juegos muy activa o en situaciones que generan una sobreestimulación, especialmente en los cachorros y perros jóvenes.

5. Cuando la monta se convierte en estereotipia

Si tu perro intenta montar a tu pierna o a personas y objetos de forma compulsiva, puedes estar frente a una estereotipia, que se trata de un problema del comportamiento grave (similar al TOC en los seres humanos) y que puede incluso conllevar a la automutilación por la repetición incesante de ciertas conductas.

Por lo general, las estereotipias aparecen cuando el bienestar animal ya está gravemente comprometido, y/o cuando existe un historial de abusos. Por esta razón, no se debe ignorar este tipo de alteración en la conducta de nuestros perros y estar atento a sus necesidades. Y si observas algún comportamiento extraño, no dudes en recurrir a la ayuda de un etólogo canino.

¿Que hacer si mi perro me monta?

Como hemos visto, la monta en los perros tiene diferentes motivos y, para saber cómo actuar frente a esta conducta, necesitarás identificar su causa específica en tu peludo. En primer lugar, te aconsejamos llevarlo al veterinario para descartar cualquier problema de salud que podría estar relacionado a este comportamiento.

Descartadas as posible causas patológicas, necesitarás prestar atención a la rutina que brindas a tu mejor amigo, en especial en su actividad física y estimulación mental. En ExpertoAnimal, te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a reducir el estrés en tu perro, y también te aconsejamos conocer las 5 libertades del bienestar animal que todo tutor debe respetar para proporcionar una vida feliz y digna a sus perros.

Así mismo, si observas que el hábito de monta se presenta de forma intensa y/o genera problemas de convivencia en el hogar, te recomendamos solicitar la ayuda profesional de un etólogo o educador canino, quienes te ayudarán a identificar la causa de esta conducta en tu mejor amigo y establecer pautas apropiadas para tratarla.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro quiere montarme?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Pin
Send
Share
Send
Send