Animales

Qué hacer si a mi perro le pica una abeja

Pin
Send
Share
Send
Send


No hace falta que sea verano para ver abejas y avispas pululando por todas partes. Tal como nosotros somos blancos de sus ataques, también sucede lo mismo con nuestras mascotas. Una picadura de abeja puede ocasionar gran dolor a nuestro perro, por lo que es importante estar preparado. Hay que saber cómo actuar antes de que esto ocurra.

Aunque quizá nunca te hayas visto en la situación, dicen que más vale prevenir que curar. Por tanto, en Mis Animales te contamos los pasos a dar en caso de que a tu perro le pique una abeja o una avispa.

Qué hacer si a mi perro le pica una abeja o avispa

Lo primero que debemos saber es que las abejas dejan una inflamación blanquecina cuando han hecho uso de su aguijón. Esta debe ser la única señal. Si ves que la zona de tu perro presenta otros síntomas, es posible que sea alérgico. En ese caso, deberás acudir sin demora al veterinario.

Si además, tu perro presenta debilidad, vómitos, fiebre o cualquier anormalidad, está claro que es alergia. En este caso, los primeros auxilios que tú pudieras darle no serían suficientes y necesitará atención veterinaria.

Lo primero: quitar el aguijón

En el aguijón es donde reside el veneno de este molesto insecto. Por lo tanto, el primer paso a dar es retirar el aguijón. A pesar de que nuestra idea original puede ser usar unas pinzas de depilar, hacerlo de ese modo es un craso error. Esta podría romperlo y permitir que el veneno se esparza más aún.

Para quitarlo de manera correcta y sin incidentes, lo mejor es usar una tarjeta de crédito o un cartón muy duro. Empujaremos en el sentido contrario, hacia fuera. Nos ayudaremos con las manos hasta que este sea expulsado por la presión.

Lavar la zona

Después de haber extraído el aguijón de la abeja o avispa, lo siguiente será lavar la zona con abundante agua y jabón. Esto ayudará a eliminar cualquier resto de veneno que haya podido quedar. Es importante que no frotes, pues solo alimentaría el dolor de tu perro. Y recuerda usar un jabón neutro y, a ser posible, natural, sin químicos.

Por tanto, lava de manera suave, como si lo hicieras con un bebé. Asegúrate de que la zona queda bien limpia y desinfectada. Si deseas, puedes aplicar un poco de agua oxigenada, nunca alcohol.

Reacción normal y alérgica a la picadura de abeja

Sólo las abejas hembras pueden picar, dejando el aguijón clavado en la piel para morir posteriormente. Para actuar eficazmente frente a una picadura de abeja lo primero que debemos hacer es distinguir una reacción normal de una reacción alérgica, pues las reacciones alérgicas entrañan un gran peligro y deben ser atendidas con la mayor prontitud posible por un veterinario.

En una reacción normal se observará inflamación de la piel con un aumento de la temperatura y un tono blanquecino. El área inflamada tendrá forma circular con el alrededor más rojizo, y siempre se acompañará de signos de dolor.

En cambio, la reacción alérgica a la picadura de abeja es perfectamente distinguible porque no presenta sólo síntomas locales sino síntomas sistémicos que afectan a todo el organismo. Un perro con reacción alérgica a la picadura de abeja puede presentar los siguientes síntomas: inflamación desproporcionada, letargo, fiebre y dificultad respiratoria.

Según la zona donde se haya producido la picadura, la reacción inflamatoria puede llegar a obstruir las vías respiratorias y provocar asfixia. Notaremos la falta de oxígeno en la coloración de las mucosas que pueden tornarse pálidas o azuladas. De ahí la importancia de acudir urgentemente al veterinario ante una reacción alérgica.

Aliviar el dolor

El siguiente paso es intentar calmar el dolor que tu perro estará sufriendo por la picadura de abeja. Para ello, un gran aliado será el hielo. Este bajará la hinchazón y restregará la zona, aliviando de inmediato el dolor de tu animal.

Otro aliado podría ser el bicarbonato de sodio. Una cucharadita en un vaso de agua será suficiente para humedecer un paño y aplicarlo en la zona afectada.

El aloe vera será ideal para este cometido también. Si tienes una planta en casa, solo corta un tallo y aplícalo directamente sobre la zona. Recuerda apartar el pelo. Si quieres, puedes recortarlo un poco para que este llegue mejor.

Si no tienes una planta, en el mercado puedes encontrar cremas y lociones con un 99% de aloe que podrían servir para el mismo cometido.

Retirar el aguijón

Si la reacción a la picadura de abeja es normal, lo primero que debemos hacer es retirar el aguijón, cuanto antes lo hagamos mejor se recuperará el área donde se ha producido la picadura.

Debemos retirar el aguijón rápidamente pero de forma muy cuidadosa, ya que en esta estructura se contiene gran parte del veneno y si no lo hacemos correctamente, podríamos ayudar a que la liberación de veneno y la reacción inflamatoria sea mayor.

El aguijón no se debe retirar con unas pinzas, sino con un cartoncito o una tarjeta rígida. Apartaremos el pelo del can para tener buena visibilidad de la zona afectada, con la tarjeta arrastraremos cuidadosamente el aguijón hasta que éste se encuentre completamente fuera de la piel.

Lavar y calmar la zona

Posteriormente lavaremos la zona con agua tibia y jabón neutro apto para perros. Para no agravar la inflamación debemos abstenernos de frotar, debe ser una limpieza lo más suave posible. Aclararemos la piel para asegurarnos que no queda ningún resto de jabón.

Posteriormente disponemos de un recurso muy efectivo para empezar a disminuir rápidamente la inflamación y el dolor: la aplicación de frío local.

Envolveremos unos cubitos de hielo o bien una bolsa de gel frío para congelación en una toalla y aplicaremos sobre la zona afectada durante aproximadamente 15 minutos, también podemos realizar esta misma aplicación con compresas frías. El frío tiene acción vasoconstrictora, por ello disminuye la inflamación y el dolor asociado a ésta.

A mi perro le ha picado algo, ¿es peligroso?

Hay varias situaciones en las que la picadura de una abeja es preocupante. Si le pasa esto, es posible que se le inflame la zona. Como los perretes se defienden e interactúan en el entorno con la boca, en ocasiones se la acaban tragando y esta le pica en el interior de la boca o en el hocico. Si esto ocurre, tienes que salir corriendo al veterinarios.

El motivo es que si se le inflama la zona de la garganta podría no poder respirar. La otra situación que puede ser fatal es si es alérgico. En este caso, tendrá una reacción que hará que se le hinche la zona afectada, se asustará y hará que esa inflamación de la boca sea todavía peor. Recuerda que no hay remedios caseros para frenar una reacción alérgica, solo ir al médico.

Mi perro se ha comido una abeja, ¿qué tengo que hacer?

Es decir, si tu perro se traga una abeja, no intentes meter la mano para quitarle el aguijón, mucho menos si se trata de una avispa, porque no dejan nada, solo pican y se van volando. En esta situación tienes que coger a tu perro y visitar al veterinario de urgencias más cercano.

Por ello es importante que si te vas de viaje a un lugar con campo y tenéis planeado pasear, tengas apuntada la dirección de un especialista cercano. En Barkibu podemos darte algunas direcciones de veterinarios especialistas en alergias.

A mi perro le ha picado algo y tiene un bulto

Si sabes que le ha picado una abeja y no se ha puesto nervioso, puedes intentar quitársela. Que ni se te ocurra usar una lima de uñas o una navaja. Tampoco recurras a una aguja para escarbar en su piel. Lo que tienes que hacer es retirar el pelamen de su cuerpo y empujarla con el dedo hasta que salga, muy lentamente.

Si en cualquier momento te parece que tu peludo protesta demasiado, bufa o está intranquilo, detén el proceso y ve al veterinario. Una vez retirado, limpia la zona con una gasa esteril y estate muy atento a su evolución, ¿le ha salido algún bulto? ¿Se encuentra bien? Si crees que puedes estar haciéndole daño, no sigas.

Otro problema que puedes tener es que no sepas qué es lo que le ha picado. La leishmaniosis es un enfermedad que se transmite por la picadura de un mosquito. Este normalmente habita zonas muy húmedas o de mucho calor. Por eso, si sales de viaje a un área que encaje con esta descripción, y le pica algo, es recomendable que visites a tu veterinario más tarde para comprobar que todo está en orden.

En caso de que se desarrolle síntomas de esta enfermedad pasadas unas horas o unos días, informa al especialista que le ha picado un bicho, eso le ayudará a identificar la enfermedad y a actuar antes.

¿Qué hacer si le pica una abeja en la lengua?

La mejor manera de luchar contra la picadura de una abeja es la prevención. Camina a su lado cuando salgáis a pasear por zonas con muchas flores o vegetación, estate muy atento de la aparición de abejas o avispas y no le dejes jugar con ellas. Estos animalitos son inofensivos, pero responden de manera agresiva si se alteran.

Una abeja no pica a nadie por placer, es más, al hacerlo ella se muere. Su aguijón está conectado a sus órganos, siendo su veneno parte de ellos. Una abeja solo picará si está nerviosa o si tu perro o tú la estáis molestando. Esto quiere decir que si ves a tu perrete jugando con una, no lo apartes de ella echo una furia, acércate tranquilo a los dos y apártale con cuidado.

En España tenemos el problema de la avispa velutina, un insecto muy agresivo que hace sus avisperos dónde se le antoja. Por eso es fundamental que vigiles donde mete el hocico tu perrete. Ante cualquier duda, haz tu consulta a nuestros veterinarios online.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Cómo prevenir picaduras

La única forma de prevenir estas situaciones es vigilar –especialmente a los cachorros– cuando estén jugando o paseando al aire libre.

  • Ten presente que estos insectos suelen verse a menudo en primavera y verano, sobre todo en las horas más calurosas del día. Será conveniente, entonces, que elijas salir con tu perro temprano por la mañana, o bien, al atardecer, cuando las temperaturas no sean tan elevadas.
  • Intenta mantener alejada a tu mascota de zonas de mucha vegetación y de distintas fuentes de agua, porque son lugares en donde seguramente abundarán abejas y avispas.
  • Como estos animales se sienten atraídos por los olores dulces, es conveniente que evites el uso de perfumes y utilices desodorantes sin aroma a la hora de pasar un tiempo al aire libre con tu mascota.
  • Ten en cuenta que también pueden ser atraídos por las beb >

Si, a pesar de estas precauciones, igual no puedes librar a tu mascota de un aguijonazo, mantén la calma, limpia la picadura y observa la evolución de su cuadro. Lo más probable es que no ocurra nada malo. Pero tienes que estar prevenido y saber cómo actuar para evitar males mayores. Tu fiel amigo, seguro, te lo agradecerá.

Llévalo al veterinario

Como hemos dicho antes, estos son pasos a seguir en casa, algo que tú puedes hacer. Pero si tu perro presenta alergias, una hinchazón fuera de lo común o cualquier síntoma que denote algo anormal, no lo dudes y llévalo al veterinario.

Sea como sea, que haya ido al veterinario o que tú lo hayas curado en casa, recuerda mirar cada día la picadura. En ocasiones esta podría empeorar. Un seguimiento constante de ella evitaría males mayores. Por tanto, no des por sentado que es algo sin importancia, no te costará nada estar un poco pendiente y velar por el bienestar de tu mascota.

Bicarbonato sódico y aloe vera

El remedio casero que debemos tener como tratamiento de primera línea ante una picadura de abeja es el bicarbonato sódico, especialmente útil para calmar este tipo de lesiones. Mezclaremos una cucharadita de bicarbonato sódico en un vasito de agua y aplicaremos la loción resultante sobre el área afectada.

Esto lo debemos hacer inmediatamente después de aplicar frío.

Para los cuidados posteriores una buena opción es el jugo puro de aloe vera, que presenta numerosos beneficios para cuidar la piel de nuestra mascota.

Seguimiento

Es importante realizar curas periódicas de la picadura hasta que las lesiones producidas por ésta hayan remitido completamente, no obstante, si al día siguiente no observamos mejoría, es recomendable acudir al veterinario.

El veterinario podrá asesorarte acerca de la posibilidad de aplicar antihistamínicos o antiinflamatorios tópicos, a través de pomadas o lociones. En los casos más graves el tratamiento tópico puede realizarse con cortisona. ¡Ahora ya sabes qué hacer si a tu perro le pica una abeja!

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué hacer si a mi perro le pica una abeja, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.

Picadura de abeja en perros, ¿qué debo saber?

La picadura de abeja sólo se da por parte de las hembras. Los machos no pican. Como sabrás, al hacerlo pierden el aguijón, que queda clavado en el cuerpo de quien ha recibido el picotazo, liberando poco a poco el veneno que provoca la reacción. El aguijón debe sacarse cuanto antes.

En caso habitual, el perro no será alérgico a la picadura, y experimentará sólo un poco de inflamación y escozor pasajero. Pero si el perro es alérgico, es muy importante acudir al veterinario de urgencia, porque la picadura puede ser mortal.

En un alérgico, la picadura de abeja puede provocar fiebre alta, debilidad, problemas respiratorios o inflamación excesiva. Son especialmente peligrosas en el cuello y la cara, ya que pueden obstruir las vías respiratorias y mucosas, asfixiando al animal.

A mi perro le ha picado una avispa, ¿qué hago?

Una picadura de avispa o de abeja en un perro no presenta problemas graves en la mayoría de los casos.

Si la picadura es de abeja, deberás extraer con cuidado el aguijón lo antes posible. ¡No intentes agarrarlo con pinzas y sacarlo en vertical? Podrías romperlo y saldrá más veneno al cuerpo del perro. Lo mejor es intentar levantar y arrastrar el aguijón hacia afuera, ayudándote de un material rígido y liso, como una tarjeta de crédito o una cartulina. Ten cuidado de no romper el saquito que contiene el veneno.
Procura no transmitirle a tu perro nervios, debe estar calmado.

Cuando retires el aguijón por completo. lava la zona con agua y jabón neutro para perros. La picadura de abeja en perros puede parecer engorrosa de tratar pero es fácil si se hace con cuidado.

Para aliviar el dolor, mezcla un poco de bicarbonato en un vaso de agua y aplícalo con un algodón. ¡No frotes! Hazlo con cuidado, dando pequeños toques. Una vez esté completamente limpia, también puedes usar un poco de hielo o una bolsa de verdura congelada, como guisantes para bajar la inflamación. ¡Siempre envuelta en un paño! No apliques el frío directamente en su cuerpo.

En caso de que exista reacción alérgica a la picadura de avispa o abeja en perros, hay que acudir al veterinario en cuanto se empiecen a notar síntomas. Si no se hace, puede sufrir un choque anafiláctico.

Pin
Send
Share
Send
Send