Animales

Alimentos caseros para perros, ¡prepara comida natural a tu mascota!

Pin
Send
Share
Send
Send


Cocinar para el perro en casa es posible y, además de ser un modo de controlar los ingredientes de su dieta, puede ahorrar dinero. La elaboración de los platos no tiene por qué ser laboriosa ni robar demasiado tiempo. Pollo con arroz (14 minutos), puré de verduras (15 minutos), bocaditos de atún (12 minutos o menos), huevos revueltos con algún ingrediente adicional (9 minutos) o unos macarrones (13 minutos). Son cinco recetas rápidas y saludables para alimentar al can de un modo nutritivo y económico. No obstante, como se explica en este artículo, no deben sustituir a las dietas comerciales si no cuentan con la supervisión de un veterinario o nutricionista canino. Además, a continuación también se apuntan diez consejos imprescindibles para cocinar para el perro en casa.

Alimentación para el perro cocinada en casa

Comer rápido no tiene por qué ser sinónimo de comer mal. Esta premisa de la nutrición no solo es válida para las personas, sino también para los perros. "La dieta casera, si es equilibrada, puede servir para alimentar a un can de igual forma que lo hace la comida comercial", asegura Ignacio Arija, profesor de Nutrición Animal en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. En esa proporción está precisamente la clave para preparar una receta nutritiva y económica para el perro en casa.

Y no solo se puede cocinar para el perro: también existen ricas recetas de comida casera para gatos. En cualquier caso, cuando las recetas caseras no se utilizan como complemento (o premio esporádico), sino como dieta habitual del animal, es esencial que cuenten con la supervisión y el visto bueno del veterinario o nutricionista canino. "En estos casos, un especialista debe diseñar la dieta casera del perro", añade Arija. Es habitual que este prescriba complementos nutritivos comerciales, de vitaminas y minerales, para acompañar los platos elaborados para el can.

Echar mano de la calculadora tampoco es suficiente. Es decir, no es válido utilizar una dieta diseñada para un perro concreto y multiplicar (o dividir) en función de los kilos de otro animal. La razón es que "cada can tiene unas necesidades nutricionales concretas, que no solo tienen que ver con su envergadura", explica el veterinario.

La comida casera equilibrada, supervisada por el veterinario, puede sustituir a la comercial y permite escoger sus ingredientes

Por otro lado, los alimentos para el perro cocinados en casa tienen otras ventajas relevantes con respecto a los comerciales: se puede elegir la calidad y la cantidad de los ingredientes que se añaden a las recetas. Además, "suelen contener concentraciones más bajas de proteínas y sales y, por lo tanto, más cercanas a los requerimientos reales del animal", señala Donald R. Strombeck en el libro 'Dietas caseras para perros y gatos. La alternativa saludable' (Blackwell Publishing, 1999), considerado una de las biblias de la nutrición casera de animales.

La pauta para cocinar platos para el can es evitar el azúcar y los alimentos prohibidos para el perro (como el chocolate, cebolla, uvas, pasas, aguacate). A partir de estas premisas, preparar platos rápidos para el animal en casa no es complicado. Hay que recordar, eso sí, que estos platos han de ser esporádicos. El can ha de recibirlos como recompensa y, si se pretende incluirlos en la dieta habitual, hay que contar con el visto bueno del veterinario.

Las cinco recetas explicadas a continuación contienen ingredientes empleados de forma habitual por el resto de la familia y su elaboración no supera los 15 minutos.

1. Pollo con arroz para el perro: 14 minutos

El arroz blanco de la familia es un alimento de calidad, base de numerosas recetas caseras para el perro

El arroz y el pollo constituyen los ingredientes básicos para iniciarse en las recetas caseras para el perro, saludables y económicas. "Se puede usar arroz blanco, como el que consumen las personas de forma habitual, ya que es un alimento de buena calidad", explica Arija. El arroz integral, que contiene más fibra, es otra opción para preparar este plato para el can, "pero sin abusar", advierte el veterinario, ya que un exceso de fibra puede generarle diarreas.

El proceso de elaboración es el siguiente. Se cocina el arroz, de la forma habitual o un poco más pasado, si se desea, "para facilitar el acceso de las enzimas del aparato digestivo del perro al almidón de los granos", apunta el veterinario. El tiempo de cocción ronda los 15 minutos.

Mientras se hace el arroz, se puede preparar el pollo. "Lo idóneo es que sean partes nobles, magras del animal, es decir, que no sean restos ni contengan huesos", añade el nutricionista. La opción más saludable es decantarse por unas pechugas. Para cocinarlas hay varias posibilidades: bien cocerlas en agua hirviendo o a la plancha. Una vez cocinadas se añaden al arroz y ya está listo el primer plato barato, rápido y saludable para el can.

2. Puré de verduras para el can: 15 minutos

Los perros son animales que, como las personas, pueden alimentarse con carne y con platos vegetarianos. "Una dieta vegetariana no tiene por qué causar deficiencias nutricionales en el can, siempre que esta sea equilibrada", señala Donald R. Strombeck en su manual.

Una posibilidad sencilla es cocinar un puré de lentejas, que se podrá mezclar después con el arroz. Si para cocinar las legumbres se tienen la noche anterior a remojo y se usa una olla rápida, el tiempo de elaboración no supera los 15 minutos.

Strombeck recomienda utilizar tofu (una cuajada de leche de soja, que contiene proteínas de gran calidad) para completar los platos sin carne, cuando la intención es convertir estas recetas en parte de la dieta habitual del perro. Sin embargo, el tofu puede elevar el precio del plato. Y es posible prescindir de él cuando la dieta vegetariana no sea la única que ingiere el can. En este caso, los platos de verduras suelen ser, además de una opción nutritiva para el animal, más económicos para el monedero.

3. Bocaditos de atún para el can: 12 minutos

Rápidos y sabrosos. La elaboración de estas delicias de pescado para el perro admite varias posibilidades. Tal vez la más sencilla -a la vez que rápida- sea optar por los caprichos de atún.

La elaboración es la siguiente. Se aplasta el contenido de un par de latas de atún (mejor, bajo en sal y sin aceite). Se añade un huevo batido y medio vaso de agua caliente, para hacer masa. Se mueve la mezcla con ayuda de un tenedor. Una vez que tiene consistencia homogénea, se introducen los caprichos en el horno (unos diez minutos) o en el microondas, se dejan enfriar ligeramente y ¡voilà! están listos para hacer las delicias del peludo amigo.

4. Huevos revueltos con "algo": 9 minutos

Unos huevos rotos o fritos (con poco aceite) y mezclados en la plancha con "algo", como propone el experto en alimentación canina Carlos Gutiérrez en su blog Nutricionista de perros, son un rapido y económico plato con el que premiar a un can.

Unas judías verdes (hervidas o que hayan sobrado de la comida), un poco de pasta cocinada (lo mismo) o unos trozos de jamón (sin grasa ni huesos) acompañan a la perfección a esta sencilla receta para el perro, que no lleva más de nueve minutos de preparación. Solo un requisito: es importante no añadir sal, sobre todo en caso de agregar ingredientes animales a los huevos.

5. Macarrones para el perro: 13 minutos

Un sencillo plato de pasta puede convertirse en una nutritiva y barata propuesta casera para el can. La masa elegida deber ser corta: macarrones o similares (y no alargados, tipo espagueti), para que el la pueda masticar sin dificultad. Si se hierve el agua en un calentador específico (que acelera la ebullición), la pasta puede estar lista en unos 13 minutos.

Unos huevos estrellados o cocinados en forma de tortilla (con poco aceite) serán un complemento perfecto de estos macarrones. La elaboración del plato se puede completar con un par de pechugas de pollo e, incluso, con una lata de sardinas, mejor si son naturales.

Diez consejos para cocinar para el perro

1. La cocina casera es una opción para alimentar al perro, pero solo puede sustituir a las comidas comerciales (pienso y latas) cuando se elabora una dieta equilibrada, que cuente con la supervisión del veterinario o nutricionista canino.

2. Cada perro tiene unas necesidades nutritivas distintas, que no solo dependen de su peso. Por ello, no es válido obtener una dieta casera base y recalcular las cantidades necesarias en función de los kilos del can.

3. Los platos caseros permiten cocinar sin peligro para perros alérgicos o con requerimientos nutricionales especiales. Pero siempre con el visto bueno del veterinario.

4. La mayoría de las recetas caseras para el can no sirven como dieta exclusiva: en estos casos, los suplementos nutritivos comerciales -en especial los de vitamina B12, en dietas vegetarianas- son esenciales y debe prescribirlos el médico.

5. Las dietas comerciales de alta gama se elaboran con cuidado. Sus nutrientes y componentes están equilibrados para cubrir las necesidades alimentarias del perro. Para lograr lo mismo con una dieta casera, esta debe diseñarse con esmero por un nutricionista canino.

6. Los platos cocinados para el perro no deben contener un número excesivo de ingredientes: el sistema digestivo de un can no es igual que el humano. Cuatro o cinco son suficientes.

7. Los perros no admiten cambios frecuentes en la alimentación, como sí aceptamos las personas. Esto explica la importancia de elaborar una dieta sana y equilibrada, con supervisión veterinaria.

8. Para diseñar una dieta casera para el can, es esencial conocer sus necesidades alimentarias: tanto el número de calorías diarias que precisa, como la cantidad de vitaminas y otros nutrientes esenciales.

9. Hay ciertos alimentos prohibidos para el perro, que son tóxicos incluso en pequeñas cantidades. El chocolate, la cebolla, el ajo, las pasas, las uvas y el aguacate figuran entre ellos. También se debe evitar la sal y el azúcar, así como eludir la carne de cerdo cruda.

10. Las alergias alimentarias en el can no son extrañas. Cuando se diagnostican, es esencial eliminar los componentes que las producen. Y para prevenir peligros, es esencial incorporar los nuevos ingredientes de la dieta casera del perro de forma paulatina, en pequeñas cantidades.

Cómo preparar alimentos caseros para perros

A la hora de preparar comida casera para perros, conviene tener en cuenta unas cuantas variables con el fin de que sea lo más sana y nutritiva posible:

  • Asegúrate de que los ingredientes van bien molidos: la verdura, la carne… De esta manera, será mucho más fácil digerirlos.
  • Ten en cuenta que no todo vale, hay algunos alimentos que son malos para los perros, incluso tóxicos. Por ejemplo, el chocolate, la patata cruda, la cebolla y el ajo, las uvas y pasas, las ciruelas… Si quieres más información sobre qué alimentos son malos para tu perro, echa un vistazo a nuestro artículo sobre alimentos tóxicos para perros.
  • Intenta que la alimentación que le des a tu perro sea variada y equilibrada. Nuestros artículos sobre la dieta BARF para perros te pueden ayudar a determinar las proporciones de alimento más adecuadas para tu mascota, ¡échales un vistazo!
  • Si tu perro está acostumbrado a los piensos comerciales, no cambies de golpe su dieta. Ve introduciendo la nueva comida mezclada con el pienso, poco a poco hasta descartar el pienso seco por completo. Si lo haces de golpe, seguro que sufrirá vómitos y diarrea, su organismo necesita adecuarse lentamente a los cambios.
  • Utiliza productos de buena calidad.
  • A la hora de darle arroz, el integral aporta más nutrientes que el blanco.
  • No abuses de productos que puedan causar flatulencias a tu perro, como el brócoli o la coliflor.
  • Pide asesoramiento a tu veterinario antes de preparar alimentos caseros para perros.

5 recetas de comida natural y casera para perros:

Arroz con verduras

Tanto los cereales como los vegetales son excelentes alimentos caseros para perros. Para preparar esta nutritiva y deliciosa receta de arroz con verduras para tu perro necesitas:

  • 2 tazas de arroz integral.
  • 500g de pollo picado o pavo
  • 2 zanahorias
  • 1 taza de brócoli
  • 1 taza de espinacas
  • 2 patatas
  • 4 tazas de agua o caldo de pollo

  1. Lava bien todos los vegetales y córtalos en trozos pequeños.
  2. Hierve el agua o caldo y cuécelos durante 30 – 40 minutos, hasta que esté todo blandito.
  3. Por otro lado, hierve el arroz.
  4. Mézclalo todo. Si lo deseas, puedes pasar las verduras por la trituradora para que quede aún más pequeño, o hacerlo puré.

¡Ya está listo! ¿Has visto qué fácil? Además, barato y rico. ¡Ah! Recuerda NO añadir sal a la comida de tu perro.

Rollo de atún

El pescado también es un alimento natural maravilloso para nuestras mascotas. Sin embargo, procura no abusar del pescado azul en su dieta, es bueno para consumo ocasional. Puedes variar con pescados blancos, como la merluza.

Para preparar este rollo de atún casero para perros necesitas:

  • 1 lata de atún en agua
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 rama de apio
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 4 cucharadas de queso cottage

  • Tritura todos los ingredientes hasta conseguir una pasta moldeable.
  • Añade el zumo de limón y mezcla bien.
  • Haz un rollo o salchicha con ello.

¡Listo! Ya sólo falta ir cortando porciones según lo necesites. Ah, ¡cuidado con el queso! Es bueno en pequeñas porciones, pero no abuses o podría sentarle mal. Atiende bien a tu perro cuando haya comido queso, algunos perros son intolerantes a la lactosa y les puede producir diarrea.

Pastel de carne

¡Qué sería de los perros sin la carne! Las carnes son la base de la comida natural para perros, y no pueden faltar en su alimentación. ¡Son animales carnívoros!

Estos son los ingredientes del pastel de carne casero para perros:

  • 2 tazas de arroz integral para perros.
  • 3 tazas de agua
  • 2 patatas ralladas
  • 4 zanahorias ralladas
  • 2 palitos de apio picado
  • 2,5 Kg de pollo picada
  • 8 huevos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 taza de copos de avena

Y lo preparamos así:

  • Cuece el arroz y deja que se enfríe.
  • En un bol echa las verduras y los huevos y mézclalos bien.
  • Añade el aceite de oliva, los copos de avena y el arroz.
  • Extiende la mezcla sobre una bandeja de horno y hornéalo durante 30 – 40 minutos a 200ºC.
  • Deja que se enfríe y ya estará listo para cortar por porciones según te convenga.

Este alimento casero para perros es natural, completo, nutritivo ¡y delicioso!

Pollo deshidratado

La carne de pollo es una de las mejores para dar a los perros. Con esta receta prepararás deliciosas barras de pollo perfectas para dar como premio a tu mejor amigo peludo. Y sólo necesitas un ingrediente, pechugas de pollo sin piel.

  • Elimina el exceso de grasa de las pechugas, si lo hubiera.
  • Córtalas en tiras largas, como de 2 cm de grosor.
  • Hornea las tiras de pollo a 200ºC durante unos 30 minutos, hasta que estén duras y secas.
  • Deja enfriar.

Puedes guardar las tiras de pollo en una tartera hermética e ir dándoselos a tu perro poco a poco. ¡Son una gran recompensa!

Y de postre… ¡helado de plátano! Apto para perros, claro…

Para este delicioso postre natural para perros necesitas:

  • Mantequilla de cacahuete, 2 – 3 cucharadas.
  • 3 plátanos maduros.

  • Tritura los plátanos y mézclalos con la mantequilla de cacahuete hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Divídelo en porciones en vasos de plástico o envases de yogur.
  • Congélalo.

¿Sabías que a los perros les encanta el plátano? ¡Y la mantequilla de cacahuete también! Es un alimento casero para perros nutritivo, delicioso ¡y divertido! Como está congelado, comérselo a lametones será un juego.

Ten en cuenta que puedes preparar mucha cantidad de estos alimentos caseros para perros y congelarlos por raciones. ¡Así siempre estará fresco y tu perro se lo comerá como recién hecho!

Helado Para Perros de Platano

Para terminar con un postre, un helado casero para perros.

  • 4 yogures naturales.
  • 2 cucharadas de mantequilla de maní.
  • 3 plátanos maduros, pelados y triturados.
  1. Mezclar todos los ingredientes hasta hacerlos un puré.
  2. Rellenar la mezcla en tazas de plástico.
  3. Introducir las tazas en el congelador hasta que la mezcla este congelada.
  4. Una vez congelada se puede sacar y servirla a tu perro.

El resto de tazas de helado se pueden conservar en el congelador durante 2 semanas y ir sacándolas poco a poco.

Galletas para perros caseras: ricas, sanas y baratas

Las galletas para perros caseras permiten elegir los ingredientes y evitar aditivos que sí contienen los snacks comerciales

Las galletas para el perro preparadas en casa pueden resultar un sabroso premio comestible para el animal. Además, puesto que es posible controlar los ingredientes utilizados en cada receta, es un modo saludable de recompensar a un can alérgico o con problemas gástricos e, incluso, de ofrecer una nutritiva compensación a un animal que precise cuidados especiales en la comida. A la vez, se evita que el perro ingiera aditivos y conservantes poco recomendables, que sí contienen algunos snacks caninos comerciales.

Cocinar galletas caseras para el can es sencillo y barato. Las recetas no son muy diferentes de las empleadas para elaborar galletas para el resto de la familia. Los únicos requisitos pasan por eliminar el azúcar y elegir los ingredientes adecuados para el perro, como se indica en las siguientes recetas.

1. Receta de galletas para perros de cereales

Una de las opciones más saludables, simples y económicas es esta receta de galletas caninas de cereales. Para obtener unas 40 pastas caseras (el número dependerá del tamaño de la galleta), se necesitan dos tazas de harina integral (o blanca, en caso de intolerancia), 100 gramos de copos de avena (o salvado), 50 gramos de mantequilla, extracto de vainilla y la ralladura de un limón. La receta se puede complementar, en el caso de perros no alérgicos, con un puñado de nueces peladas.

La elaboración es sencilla. Hay que mezclar todos los ingredientes, con ayuda de una cuchara de palo, y amasar hasta lograr una masa homogénea. La idea es dividir la mezcla obtenida en cinco partes y separar cuatro de ellas en bolsas para conservar en el congelador para otro momento.

Con las manos, se da forma de galleta a las pequeñas fracciones de la masa que se han reservado. Para acabar, se puede utilizar un molde con forma de perrito, hueso o corazón. Hay que precalentar el horno a 200 ºC y, sin engrasar, colocar las pastas en la bandeja, apoyadas sobre papel vegetal. Estarán listas en unos diez o doce minutos, cuando la superficie se haya dorado débilmente, aunque se deben dejar enfriar antes de ofrecérselas al can.

En cuanto a la cantidad, no conviene dar al perro en exceso, puesto que son un premio y no una sustitución de su alimentación habitual. Cuando se quiera hornear más galletas, bastará con extraer otra fracción de pasta y dejar que se descongele antes de moldear y hornear.

2. Receta de galletas para perros con carne, ¡muy sencillas!

Las sobras de guisos son una buena base para preparar galletas caseras para perros

Las sobras de platos o guisos con carne son una base fantástica para elaborar estas sabrosas galletas caseras para el can. Los ingredientes adicionales necesarios son sencillos y económicos: unos 200 gramos de harina integral (o blanca), un huevo, una pizca de sal (en caso de que el guiso carezca de ella) y media taza de agua caliente.

Todos los ingredientes se mezclan en un recipiente profundo, con agua caliente, hasta que quede una masa manejable. Se precalienta el horno a unos 180 ºC y, mientras, se elaboran unas bolas con las manos, se aplastan con un rodillo de madera (como los usados para hacer pizza) y se moldean con la forma deseada. Como en la receta anterior, se introduce la masa de las galletas en el horno y se deja hornear unos 15 o 20 minutos (dependerá del grosor). Hay que vigilar que no se quemen.

  • Si además de con perro, vive con felinos, hay ricas recetas caseras para gatos con carne.

3. Galletas caseras para perros en el microondas

El microondas permite cocinar unos deliciosos snacks para el can en casa, de un modo rápido, barato y saludable. Como ingredientes, son suficientes 100 gramos de harina integral (o normal), 100 gramos de copos de avena, unos 200 gramos de pollo o filete de ternera (valen sobras de otros platos o guisos, siempre que no contengan huesos ni exceso de grasa) y un huevo.

Se bate el huevo, se añade la carne, se mezcla con una cuchara de madera y se agregan el resto de los ingredientes -avena y harina- sin dejar de remover, con el fin de evitar que queden grumos. Hay que moldear como en las recetas anteriores e introducirlas en el microondas, dentro de un recipiente adecuado. Para que queden más jugosas, y evitar que pierdan demasiada humedad, es conveniente introducirlas tapadas. Con la potencia máxima, se dejan cocer unos cinco o seis minutos y, en caso de ser necesario, se prolonga el tiempo de cocción.

4. Deliciosos snacks de pollo para perros

Estas galletas caseras de pollo son un sabroso premio comestible para el perro, además de unos sencillos y baratos aperitivos con los que recompensar al peludo amigo. Los ingredientes que se necesitan para la masa son los siguientes: 100 gramos de harina, 50 mililitros de aceite de oliva, una taza de copos de avena (se puede mezclar con una cucharada de levadura de cerveza, si se desea), extracto de vainilla y un huevo batido. Se incluyen también unos 200 gramos de pollo troceado, sin hueso ni piel.

Como en la receta anterior, se mezcla en huevo, se añaden los cereales y la harina y se bate hasta obtener una masa homogénea. Se agregan el resto de ingredientes, incluido el pollo en pedazos pequeños (de pocos centímetros). Se moldea, primero con las manos y después, para aplanar la masa, con un rodillo. Solo queda meterlas durante unos 15 minutos en el horno, precalentado a 180 ºC, hasta quedar doradas.

Galletas para perros caseras: trucos

Cocinar en casa los premios comestibles para el perro es un modo de controlar sus ingredientes: hay que prescindir de aquellos a los que el can sea alérgico o intolerante.

Para prevenir reacciones alérgicas, al introducir un nuevo ingrediente, es preferible hacerlo en cantidades pequeñas.

El chocolate, las uvas pasas, la cebolla y el aguacate figuran entre los alimentos prohibidos para el can, por lo que nunca deben añadirse a las recetas caseras. Además, "la carne de cerdo cruda es tóxica para el perro", se señala en el libro 'Galletas para perros, ¡caseras!' (NGV, 2012). Ante la duda, el veterinario o nutricionista canino puede asesorar en cada caso.

Para conservar las galletas, pueden introducirse en un táper dentro del frigorífico. Otra opción es utilizar bolsas de algodón o una lata cerrada. En función de los ingredientes que contengan, durarán unas dos o tres semanas de este modo. Antes de ofrecérselas al perro, conviene sacarlas de la nevera con al menos diez minutos de antelación.

Hacer una cantidad sobrante de masa casera de galletas para el can es una manera de tenerla siempre disponible: puede conservarse en el congelador, en bolsas separadas, igual que el resto de alimentos de la familia. En cualquier caso, si se forma moho, hay que tirarlas, incluidas las que no estén afectadas.

Libros de recetas y locales de repostería canina

Las librerías son un buen lugar donde experimentar con nuevas recetas de galletas caseras para el perro.

El manual 'Galletas para perros', de NGV, es un buen punto de partida.

Para quienes se defiendan con la lengua inglesa está 'Gourmet Dog Biscuits' ('Galletas gourmet para perros')de Bristol Publishing Enterprises.

Algunos establecimientos se han especializado en pasteles para canes. Es el caso de Miguitas, en Madrid, un local dedicado a la "repostería perruna" con ingredientes naturales.

Brigada Rescate

Aunque la mayoría de las personas compran comida comercial para sus mascotas, resulta muy beneficioso prepararla en tu hogar. La comida casera para perros puede ser tan saludable como la comercial, sólo debes saber cómo hacer combinaciones proporcionadas y nutritivas.

Es importante que la comida casera que le prepares a tu mascota sea supervisada por un veterinario o nutricionista canino, que te ayudará a diseñar su dieta.

Debes tener en cuenta que los cachorros son mas susceptibles a cambios nutricionales que los adultos. Especialmente los cachorros de razas grandes quienes están en riesgo por exceso de calcio.

Las proporciones de los alimentos incluidos en las recetas caseras para el perro deben ser, de manera aproximada las siguientes: arroz o pasta, entre el 60 y el 70% del plato, carne magra -sin grasa ni huesos-, entre el 25 y el 35% y verduras, entre el 10 y el 15%.

Es decir, por cada kilogramo de comida casera preparada, entre 600 y 700 gramos deben ser de arroz o pasta cocida (macarrones, fideos, etc.) y entre 250 y 350 gramos de carne magra de pollo, pavo o vacuno.

Se puede añadir hígado o higaditos de pollo (no más del 10% del total de carne). Y otros entre 100 y 150 gramos, de verduras.

Es conveniente incorporar al guiso una cucharada sopera de aceite de oliva o maíz (rico en ácidos grasos esenciales y vitamina E5).

Te compartimos unas deliciosas recetas para alimentar saludablemente a tu mascota con comida para humanos.

Consejos
La carne o el pollo debe representar no más ni menos de la mitad de la dieta. Ten cuidado con las carnes crudas porque contienen mucha grasa lo cual puede generar obesidad en la mascota.

Si tu mascota no es activa y no hace mucho ejercicio evita las carnes con alto contenido graso. Remueve la piel y grasa del pollo, es preferible alimentarlo con pollo de carne oscura que con pechuga de pollo.

Tortas de carne
Ingredientes:
- 1 copa y media de arroz
- 3 copas de agua
- 2 papas grandes
- 4 zanahorias
- 2 piezas de celery cortadas
- 2 kg de carne molida (Puede usar carne de pollo molida)
- 8 huevos
- 1/4 de aceite de oliva (Si no tienes puede obviarlo)
- 1 copa y media de hojuelas de avena

Preparación:
- En una olla combina el arroz con el agua. Calienta hasta hervir sin tapar por 10 minutos. Reduce la llama hasta lo más bajo, tapa la olla y deja por 20 minutos. Luego deja que se enfríe fuera de la llama.
- En un bowl grande combina las papas, celery, zanahoria, carne y huevos. Mezcla los ingredientes con la mano o cuchara. Agrega el aceite, hojuelas de avena y arroz.
Coloca la mezcla en recipientes de muffins (Si no tiene puede armar bolitas y colocarlas en una bandeja). Hornea por 45 minutos y deja refrescar por unos minutos.
- Remueve las tortas del recipiente de muffin y coloca en la nevera envueltas en papel plástico. Importante: No se las des a tu mascota mientras esten calientes.

Arroz casero

- 6 copas de agua
- 450 gramos de carne molida (puede ser carne de pollo molida)
- 2 copas de arroz
- 1 Zanahoria en trozos
- 1 Brocoli en trozos

- Coloca el agua, arroz y la carne molida en el horno. Mezcla y calienta por 20 minutos hasta que se seque el agua. Coloca los vegetales cortados y deja cocinar por 5 minutos más.

Refrigera para que baje la temperatura.

Precauciones antes de cocinar para tu mascota

Ciertos alimentos no se pueden incluir en la dieta canina, como la carne de cordero o de cerdo cruda. "La grasa de estos alimentos no sienta bien al perro". La cebolla es otro alimentos tóxico para el perro y que no debe incluirse en su dieta.

La cebolla, la sal, los huesos y la carne de cordero y de cerdo crudo no se deben incluir en las recetas caseras para el perro.

Por otro lado, los huesos tampoco se deben introducir en una receta casera para el perro, con el fin de evitar que produzcan perforaciones intestinales o estreñimiento.

Después de leer estas deliciosas y nutritivas recetas para tu mascota.

¡Ahora sí manos a la obra!

Una MASCOTA bien alimentada estará sana y feliz.

Adopta y salva una vida

ESTERILIZA y salva a miles.

Pin
Send
Share
Send
Send