Animales

Por qué los gatos no pueden comer pescado

Pin
Send
Share
Send
Send


Si hablamos de alimentación natural para gatos, lo primero que nos viene a la cabeza es incluir el pescado, pues este felino doméstico siempre se ha representado en nuestra cultura como amante de este alimento. Si hay algo claro es que el simple olor a pescado enloquece cualquier gatos.

Lo cierto es que por ejemplo, el aceite de pescado para gatos les aporta numerosos beneficios, así como el pescado aporta nutrientes que son importantes para nuestro felino, no obstante, conviene saber cómo debe ser incluido este alimento en la dieta de nuestra mascota. ¿Los gatos pueden comer pescado? Abordamos ampliamente este tema en el siguiente artículo de Experto Animal.

El pescado puede ser un buen alimento para el gato

El pescado le aporta al gato proteínas, un nutriente esencial para su organismo, además, si hablamos de pescado azul, este alimento es una excelente vía para aportar ácidos grasos saludables, que entre otras virtudes, ayudarán a que el gato luzca un pelaje brillante y fuerte.

No obstante debes tener en cuenta que algunos pescados interfieren en la absorción de las vitaminas del complejo B, de otra parte, el pescado no aporta vitaminas tan importantes como la K, fundamental para la coagulación sanguínea.

Todo esto nos lleva de momento a una conclusión clara: el gato puede comer pescado, pero el pescado no puede ser la base de su alimentación ya que no estaríamos consiguiendo una nutrición completa.

Una excesiva ingesta de pescado podría causar problemas en la tiroides, alergias y déficits vitamínicos, por lo tanto, la moderación es clave.

¿Qué pescados no son buenos para el gato?

Realmente cualquier pescado podría ser bueno para un gato, siempre que no esté presente en la dieta de forma excesiva. Eso sí, existen algunos alimentos de los que debemos prescindir. Los pescados que no debemos aportar a nuestros gatos son los siguientes:

  • Pescados salados o cocinados con mucha sal.
  • Pescados en conservas, debido a que contienen algunas sustancias tóxicas.
  • Pescados ahumados, por su alto contenido en sal.
  • Pescados marinados.

¿Cómo darle pescado a un gato?

El pescado solo se puede dar crudo si es fresco y recién pescado, eso implica acudir a la pescadería y asegurarse que el género recibido obedece a una pesca reciente.

En este caso la mejor opción es darlo crudo, pero esto no va a ser a diario, entre otros motivos, porque el gato obtiene unas generosas proteínas por parte de la carne y además, un consumo excesivo de pescado crudo sí causaría un déficit de vitamina B1.

Si el pescado no es fresco, en este caso lo herviremos, sin añadir nada más. Eso sí, hablamos de cocciones ligeras, ya que resultaría antinatural (tanto como el pienso, según los veterinarios más naturistas) aportarle al gato un pescado cocinado al 100%. El consumo esporádico de pescado en el contexto de una buena alimentación para gatos es adecuado, además, a tu felino le encantará.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Los gatos pueden comer pescado?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas caseras.

Todos los extremos son perjudiciales para la salud

Tanto el exceso como la falta de pescado puede resultar dañina para la salud del animal, en este caso del gato. Si se alimentara sólo de pescado crudo acabaría teniendo unos niveles muy bajos de vitamina B1, pues los peces contienen la tiaminasa (una enzima que causa este efecto), y no tardaría en tener serios problemas como convulsiones o incluso, en casos graves, podría llegar a morir.

También hay que tener en cuenta que hay varios pescados que contienen mercurio, además de bacterias, por lo que se recomienda siempre cocinarlos. Otra opción es la de darle latas de buena calidad para gatos (pienso húmedo) que contengan pescado, pues así te aseguras de que no le va a hacer ningún daño al estar ya perfectamente lavado y cocinado.

El pescado crudo sí puede ser tóxico

Además de los síntomas que hemos mencionado, el gato puede presentar otros igual de preocupantes, como por ejemplo: vómitos, fiebre, o diarrea. En casos graves puede acabar teniendo la enfermedad de la grasa amarilla (pansteatitis).

Así, si tu peludo te pide pescado dáselo sin miedo, pero, insisto, siempre cocinado o en latas de alta calidad preparadas para estos animales, y sólo ocasionalmente (por ejemplo, para celebrar su cumpleaños 🙂 ).

Como hemos visto, el pescado sólo es tóxico si se abusa de él. En caso contrario, puede servir para hacer feliz a tu amigo.

Hay demasiados mitos sobre la relación entre este alimento y los felinos

Siempre queremos engreír a nuestra mascota. Tratamos de mantener un balance en su alimentación para evitar enfermedades. Como dueños, sabemos que hay un mito por darle pescado crudo como comida.
Todos sabemos que los gatos aman el pescado, su olor los vuelve locos. Nosotros ponemos en duda si está bien darle un pedazo de pescado.

¿Verdad o mito?

Los gatos sí pueden comer pescado, es más darle de manera cruda será lo mejor para que pueda asimilar todos los nutrientes.
Sin embargo, el pescado no puede ser la comida base de su alimentación. Esto porque el pescado no tiene todas las vitaminas que el gatito necesita.
Se debe agregar en la dieta, pero no de manera seguida. Además, elige siempre un pescado azul ya que sus ácidos grasos serán perfectos para que él luzca un pelo brillante y muy sano.

Pin
Send
Share
Send
Send